lunes, 4 de abril de 2011

Los Mayo, padre e hijo


Dionisio Mayo había sido miembro del primer Ateneo Popular y acudió a la llamada que a ellos hizo el grupo de los fundadores del segundo. Su colaboración fue total ya que se implicó desde el principio en cualquier asunto que pudiera necesitar el Ateneo. Desde su aportación como socio al trabajo físico, pasando por asumir el papel de cronista en alguna ocasión. En la construcción del edificio de la calle Pedrueca (con entrada por Gómez Oreña) puso dinero y su trabajo profesional realizando toda la instalación eléctrica.
Su hijo José quizá fuera demasiado joven para ser socio, pero sí fue uno de los alumnos que asistieron a las clases de Primera Enseñanza cuando el Ateneo Popular cedió a las autoridades municipales el local, por las mañanas, para las tres aulas que allí funcionaron.