lunes, 19 de diciembre de 2011

Una reflexión



El catedrático de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid y Consejero Editorial del diario El Mundo, Enrique Gimbernat, publica hoy en ese diario el artículo Un indulto imposible, cuya lectura recomiendo.
Si esto hace un gobierno supuestamente de izquierdas, aunque es cierto que hace ya varios años que renunció a serlo, qué hará la derecha sin límites que llega.


martes, 13 de diciembre de 2011

En el Ateneo de Santander


En la tarde-noche del lunes 12 de diciembre ha comenzado en el salón de actos del Ateneo de Santander (edificio construido por y para Ateneo Popular) un breve ciclo de dos conferencias, «125 años del nacimiento de Ángel Herrera Oria», organizado por la Asociación Católica de Propagandistas.
A pesar de que no es un tema que me interese especialmente, el coordinador del mismo es mi buen amigo Luis Sánchez de Movellán de la Riva y allí estaba yo, dispuesto a escuchar atentamente lo que quisieran contarme, dado mi desconocimiento del tema.
El ponente era Antonio Martín Puerta, doctor en Historia, y el título de su intervención  «Ángel Herrera Oria y la práctica social de la Doctrina Social de la Iglesia».
Como coordinador del ciclo, Luis presentó al ponente y, entre otras cosas, explicó que hablaría sobre la segunda etapa de la vida de Herrera Oria, la que corresponde a su etapa como clérigo.
El señor Martín Puerta comenzó su intervención a las 20:15 y se dedicó a hablar de la moral social, de la situación en España, de la historia de la Iglesia Católica en Europa a lo largo de los dos últimos siglos y por fin, cuando llevaba 33 minutos hablando dice (textualmente) “para introducir al personaje”.
Sobre las 20:50 Luis le pasa una nota advirtiéndole del tiempo que le queda y comienza entonces un pasar de páginas acelerado y unas muy escuetas pinceladas sobre Herrera Oria.
El mitin que soltó el señor Martín Puerta fue, no sólo una utilización indebida de su compromiso con el Ateneo de Santander, sino una falta de respeto al público que había acudido a escuchar una conferencia sobre el tema que se anunciaba en el programa y una vergonzosa manipulación de la historia. Sirva como ejemplo de esto último lo siguiente:
Dibujó un mapa desolador (como efectivamente lo era) de la situación en España en las primeras dos décadas del siglo XX, en temas como la enseñanza, el analfabetismo, la industria o la economía y a continuación, pero sin decirlo expresamente, responsabilizó de aquella situación a la Institución Libre de Enseñanza.
Sin comentarios.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Muelle de Albareda


Sucede una vez más en la ciudad lo que viene ocurriendo desde hace siglos, el poder político se mece al viento del poder económico y se pliega hasta bajuras indescriptibles.
Al parecer unos orates pretenden dejar en paz el muelle de Albareda, pero los que así opinan son unos conservadores irreductibles que no quieren el progreso de la ciudad. De modo que los medios de prensa se ponen al servicio del poder político/económico y se vuelcan en tapar cada noticia de desacuerdo con sesudas entrevistas a los políticos, vistosos reportajes imaginarios o noticias de colectivos serviles.
En las páginas de opinión de hoy (5/12/2011) de El Diario (cada vez menos) Montañés aparece un artículo de opinión del arquitecto Fernando Lucas Rodríguez-González que recomiendo.

lunes, 14 de noviembre de 2011

El Ateneo Obrero de Santander

En 1930 se fundó el Ateneo Obrero de Santander. Una gran parte de los que lo hicieron eran los socios del Ateneo Popular que mayor compromiso tenían con la lucha obrera, lo que supuso una disminución en el número de socios, que fue compensada con el constante crecimiento que se producía por el prestigio y las actividades del Ateneo Popular.
El Ateneo Obrero de Santander se instaló en el Centro Obrero de la calle 1 de mayo, en la actualidad Alcázar de Toledo. Un edificio construído a finales del siglo XIX por los masones, que fue demolido recientemente para abrir la calle Isaac Peral.
Casi hasta última hora, el edificio albergó alguna instalación del Partido Comunista.
Hoy, en el nuevo tramo de calle creado tras su demolición, tiene su sede la Fundación Bruno Alonso.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Edificios santanderinos notables


La supuesta integración de la bahía de Santander en la ciudad, lo que los políticos del PP han denominado "devolver" la bahía a la ciudadanía, se le está poniendo cuesta arriba a los gestores del proyecto. Uno de los puntos más discutidos es el edificio que la Fundación Botín quiere instalar en el lugar que ocupa actualmente la Grúa de Piedra, el conocido como Centro Botín.
Eso ha servido para que no se hable de otra cosa con respecto al Frente Marítimo de Santander. Se ha focalizado el problema en el Centro Botín y nos han colado de rondón lo que un amigo llama "horrible duna de hormigón" destrás del CAR de Vela.
Desde mi punto de vista y a juzgar por cómo se hizo en el caso del edificio del Ateneo Popular de Santander, la cuestión está mal planteada y mal resuelta. En los años 20-30 el Ateneo tuvo la necesidad de hacer un edificio propio para poder dotarlo de todas las instalaciones necesarias para las actividades que se realizaban. 
En el caso del Centro Botín la situación es, precisamente, todo lo contrario. La Fundación Marcelino Botín ya tiene dos sedes en torno al banco, dos sedes que están ubicadas en el mismo centro de Santander, en la calle Marcelino Sanz de Sautuola, es decir, en la que nace a partir del arco del propio banco y lleva el nombre del bisabuelo de su presidente. DOS sedes que ya están realizando actividades desde hace años.
Cada vez que alguien escribe defendiendo el Centro Botín, nos cuenta que ha becado a más de 3.000 cántabros que así han podido ver cómo su formación alcanzaba niveles que por sí mismos no habrían logrado. Será cierto, no lo pongo en duda, pero no lo veo como argumento para construir ese edificio.
Probablemente Santander necesite un Centro Botín, pero si se lograra el acuerdo entre los colectivos afectados, el beneficio para la ciudad se multiplicaría. No caigamos en una situación como la del Centro Niemeyer, de Avilés.

domingo, 30 de octubre de 2011

La historia del Ateneo Popular de Santander

Después de varios años de investigación y unos cuantos meses de redacción, parece que ya no falta mucho para que la historia del Ateneo Popular de Santander esté lista.
El probema ahora es cuál puede ser el canal de edición teniendo en cuenta las circunstancias económicas que tenemos.
No es probable que las editoriales se "peguen" por editar esta obra, de manera que una de las posibilidades que me han propuesto es hacer una edición de autor con suscripción de los interesados.
Yo no lo veo claro, pero mi principal interés es editar el libro, para que las personas que se merecen tenerlo en las manos, lo hagan al fin.

lunes, 26 de septiembre de 2011

La Atenas del Norte


El historiador asturiano Ángel Mato Díaz ganó en 2007 el premio Rosario Acuña con este trabajo, La Atenas del Norte. Ateneos, socieadades culturales y bibliotecas populares en Asturias (1876-1937), que al año siguinete publicó la editorial ovetense KRK Ediciones.
A lo largo de sus 256 páginas traza el mapa de asociaciones culturales asturianas en el que aparecen 443 instituciones de este tipo: 62 Ateneos, 234 Sociedades Culturales y 137 Bibliotecas Populares. Aunque de muchas no ha podido obtener más que la constancia de que exisitieron a través de algún comentario suelto o cita aislada.
Le dedica una especial atención al Ateneo Obrero de Gijón, al que la misma editorial y autor dedicaron un título en 2006.
Trabajos como los mencionados o La lectura popular en Asturias (1869-1936) y Las bibliotecas populares en Asturias. A la cultura por la lectura, hacen de este investigador un ejemplo de dedicación a una línea de trabajo de la que, hasta donde yo conozco, carece Cantabria.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Un edificio singular


Tras la guerra incivil de España "alguien" se hizo con la propiedad del edificio del Ateneo Popular y la cedió a la FET y de las JONS.

El Ateneo Popular (1935) es un edificio racionalista, de vanguardia, compacto pero con un interesante juego de volúmenes, que fue concebido para tener una utilidad social práctica. Hoy es una de las obras mas interesantes del patrimonio arquitectónico de Cantabria.

Los tiempos cambian tanto que en estos días nos han presentado un proyecto que pretende ser un dinamizador de la vida cultural de Santander, pero nace de espaldas a la población, a golpe de talonario y cuya arquitectónica resulta frustrante después de lo anunciado.

Y el Ateneo Popular lo proyectó Deogracias Mariano Lastra, nacido en Santander, concejal del Ayunramiento de Santander y en ocasiones alcalde accidental y Presidente del Ateneo Popular de Santander. En definitiva, Santander por todas partes, nada que ver con "el mejor arquitecto del mundo".

Pero ahí está su obra. La arquitectónica y la personal. El Ateneo Popular sí dinamizó la vida cultural de la ciudad, hasta el punto de que en pleno fascismo franquista el Ateneo antagónico, el de Santander (sin Popular) lo reconoció en varias ocasiones, según se puede comprobar leyendo la historia del mismo que escribió Mario Crespo López y editó el Centro de Estudios Montañeses.

lunes, 16 de mayo de 2011

Un artículo de Manuel de Val - final

Esta última parte es la más extensa, obviamente por la inmediatez de la noticia. Las referencias al Ateneo Popular de Santander y a la Biblioteca Popular de Castro Urdiales constituyen el escenario en que el autor sitúa esta noticia:

Ahora le toca la vez al Ateneo Popular de Monte. Recién nacido en este pueblecillo vecino a la ciudad, ya conoce, como el de Castro, la enemistad del clero.

Al pueblo aun se le sigue considerando como menor de edad, en cuyas manos un libro tiene, al parecer, la misma terrible significación que una bomba. Hay seres empeñados en que no se le eduque si no es de una manera condicionada. Constituye un peligro el que su cerebro despierte por sí solo. Porque independientemente, sin tutores que regulen sus movimientos y detengan previsoramente su marcha, corre el riesgo de despertar del todo, Y un cerebro totalmente despierto es un cerebro en la plenitud de sus facultades, rebelde a todo sometimiento, libre.

El Ateneo Popular de Monte conoció, por nacer, la enemistad del cura. Desconocemos los motivos, Quizá porque no fue creado por él; quizá porque se escapa a su jurisdicción, porque rechaza su autoridad, por nadie ni por nada discutida hasta hoy.

Oigamos el caso de esta institución contado por uno de sus directivos:

«Nació el Ateneo, no con el propósito de resultar una ofensa para nadie, sino, por el contrario, con la idea de agrupar, de hermanar, al hombre de la única manera que ello es posible: ofreciéndole un cobijo neutral distanciado de toda ideología, independiente.

Pero sin saber el motivo, fue nuestra obra mal recibida por el cura, quien inició una campaña inexplicable encaminada a hundirla en el descrédito. Algún daño consiguió hacernos; peor no el que se propuso. Ya somos unos 110 socios, y seremos más… Los días de conferencias puede decirse que el Ateneo está constituido por el pueblo entero. Entonces están todos con nosotros, aunque algunos nos abandonen luego.

Nosotros hemos intentado desmentir esta injustificada campaña. Queríamos convencer al pueblo de que ningún propósito partidista nos guiaba, de que nuestro programa nos ordenaba un camino de tolerancia y de respeto a todo.

Para conseguirlo quisimos que, antes que otros, ocuparan nuestra tribuna el canónigo Sr, Caporredondo y el presbítero D. Jesús Carballo, que dirige el Museo de Prehistoria. La contestación que con toda cortesía nos dieron estos señores fue que acababan de recibir una orden del obispado retirándoles la autorización que tenían de hablar fuera de la iglesia.

Aún realizamos un último esfuerzo: enteramos al secretario del obispado de cuanto nos pasaba, y recibimos su promesa de atendernos, si resultara posible; pero, por lo visto, la posibilidad había de nacer del informe que recibiera del propio cura de Monte. Excuso decirle que no tardamos en recibir una carta en la que dicho secretario nos manifestaba su sentimiento por no podernos complacer.

Las clases del Ateneo también resultan incompatibles con la Iglesia. Nuestros alumnos, de seguir siéndolo, no podrán ir a misa.»

¿Para qué más? Son suficientes detalles para que el lector juzque.

lunes, 9 de mayo de 2011

Un artículo de Manuel de Val - 2


La segunda parte del artículo de Manuel de Val se refiere a la Biblioteca Popular de Castro Urdiales, que contó desde el primer momento con la colaboración estrecha del Ateneo Popular de Santander y con la oposición abierta del cura del pueblo.

Hace poco más de un año nació en la vecina ciudad de Castro Urdiales una Biblioteca popular.

En sus primeros momentos de desarrollo aquella entidad conoció los mismos peligros que ya había conocido la nuestra. Pero su enemigo había ocupado para el ataque un puesto visible, Era el clero, con figuras que se colocaron tan en descubierto como el presbítero D. Patricio Zarandona.

No era suficiente, al parecer, el que la Biblioteca hubiese podido pasar sus estatutos por la criba más exigente que se ideó durante la última época pretoriana, tan característica por sus ataques a la independencia de la cultura.

Era necesaria –así había que suponer- la intervención de la censura eclesiástica, aún en aquello que pretendía nacer alejado del confesionalismo.

Hasta la tolerancia, que es el camino más recto que existe hacia la paz, había de estar sujeta –única manera de perder su virtualidad- a una fiscalización de sacristía.

Aquella pretensión dio lugar a que los creadores de la obra fijaran públicamente su posición y su criterio: defendía la universalidad de la cultura.

No les importaba tampoco el que, en contraposición, como un giro partidista enfrentado con aquella amplitud de opinión, naciera otra biblioteca exclusivamente católica. Ni rechazaban los libros de esta religión, que con gusto haría figurar en sus anaqueles, sostenidos por su eclecticismo admirable.

La obra, no obstante, creció como la nuestra, sin torcer su orientación primitiva.



lunes, 2 de mayo de 2011

Un artículo de Manuel de Val - 1

Manuel de Val publicaba regularmente artículos en Madrid. Su hijo Manuel tuvo la amabilidad, hace ya tiempo, de enviarme una amplica colección de ellos. Uno de los no se encontraban entre aquellos y que ahora se puede consultar en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional es el que comienzo a reproducir en esta entrada, pero que por su extensión se completará en las dos siguientes siguiendo su estructura. En él se denunciaba la persecución que padecían las instituciones populares, que pretendían poner la cultura al alcance del pueblo sin la intervención de élites y oligarquías, y refiere tres ejemplos.



“La Libertad en Santander”

LA CULTURA DEL PUEBLO Y SUS ENEMIGOS

Hace cinco años aproximadamente nació el Ateneo Popular de Santander. Un puñado de hombres tuvimos el valor de abrir sus puertas, cuando huracán de calumnias e injusticias caía violentamente sobre aquella modesta idea, recién cuajada al calor de nuestros entusiasmos.

Los empujones de la injusticia siguieron en su empeño de ahogar la vida, débil, recién nacida, de la Sociedad.

Eran aquellos los momentos propicios a la torpe maniobra. Carecíamos de historia con que desmentir tanta conjetura, nacida con el propósito de desacreditar nuestra vida futura. Y éramos pocos, muy pocos, y muy modesta nuestra calidad social para apelar a otros medios de defensa, que además eran repudiados por nuestra dignidad.

Sin rectificar nuestros propósitos –preferíamos caer en las sombras espesas de la calumnia antes que sumirnos en la indignidad dando un giro acomodaticio a la idea que nos había agrupado- sin torcer nuestros propósitos, desplegamos públicamente nuestro programa en actos que se celebraron con la cooperación de algunos intelectuales de talla. El prestigio de ellos, puesto a nuestro servicio, fue como una coraza sobre la que rebotó, por últimas veces, la calumnia, sin lograr herirnos.

La escaramuza se había decidido a nuestro favor.

El enemigo, encubierto siempre, buscaba nuevas sombras en que pasar inadvertido en el fracaso.

El progreso del Ateneo Popular era rápido, irremediable,

Al pueblo no se le pudo «desgraciadamente», contener. Iba, lleno de entusiasmos, a ensayar una nueva vida, a intentar sacudir tantas cosas «fatales» que venían gravitando sobre sus hombros como una carga insostenible. ¡Se iba a educar!

Hoy, quinientos alumnos y centenares de hombres que reciben los beneficios del Ateneo en su salón de actos o en su biblioteca, hacen la propaganda suficiente para que la insidia no pueda renacer,

La obra está hecha, «irremediablemente hecha», para los que quisieron evitarla.


jueves, 14 de abril de 2011

80º aniversario de la II República


Hoy hace 80 años que se instauraba en España la II Reublica. Periodo de tiempo durante el cual las oligarquías españolas no han perdido el tiempo.
Una republica nacida de la cobardía del monarca y del entusiasmo de un pueblo, pero en la que, desde el mismo momento de su nacimiento, los grupos de poder se movieron para destruirla.
Los mismos grupos de poder que lograron acabar con la esperanza de un pueblo a sangre y fuego.
Los que montaron el andamiaje para que en pleno siglo XXI los destinos de un pueblo estén en manos de unos genes determinados, al margen de capacidades y voluntades.
Los que lograron que al cabo de 80 años no se contemple con seriedad desde ningún político serio la posibilidad de recuperar la única forma de democracia verdadera, aquella que se aplica a todo el pueblo, desde el jefe de estado a cualquiera de sus ciudadanos.
Los que juzgan a los jueces que los persiguen.
Los que esgrimen su derecho a la "libertad" religiosa, pero cualquier manifestación de otra, lo consideran un atentado a sus creencias.
Los que venden a España y se autoproclaman patriotas.
...
En definitiva, 80 años después la República, en España, está muerta y enterrada.

lunes, 4 de abril de 2011

Los Mayo, padre e hijo


Dionisio Mayo había sido miembro del primer Ateneo Popular y acudió a la llamada que a ellos hizo el grupo de los fundadores del segundo. Su colaboración fue total ya que se implicó desde el principio en cualquier asunto que pudiera necesitar el Ateneo. Desde su aportación como socio al trabajo físico, pasando por asumir el papel de cronista en alguna ocasión. En la construcción del edificio de la calle Pedrueca (con entrada por Gómez Oreña) puso dinero y su trabajo profesional realizando toda la instalación eléctrica.
Su hijo José quizá fuera demasiado joven para ser socio, pero sí fue uno de los alumnos que asistieron a las clases de Primera Enseñanza cuando el Ateneo Popular cedió a las autoridades municipales el local, por las mañanas, para las tres aulas que allí funcionaron.

domingo, 27 de marzo de 2011

Hermanos Bedia


Estos dos jovencitos, apenas unos adolescentes, son Joaquín y Gonzalo Bedia, los mismos que en 1948 fundaron la Imprenta Hermanos Bedia, que con el tiempo se situaría entre las mejores de España, por la calidad de sus trabajos.
Eran estudiantes de Esperanto en el Ateneo Popular, miembros por tanto del Grupo Infantil Esperantista, al que se incorporarían otros estudiantes, entre los que se encontró Eulalio Ferrer.
El GIE fue el que creó el boletín Cultura, que a lo largo de un año mantuvo informados a los socios de los asuntos propios de la vida societaria.

sábado, 19 de marzo de 2011

Padres e hijos

Vicente A. Mediavilla y Valentina Velo
oo
Al Ateneo Popular de Santander pertenecían varios grupos familiares. Alguno de los socios a los que he conocido eran hijos o hermanos de otros socios de este Ateneo Popular o del anterior.
En la medida de lo posible, pretendo dar cuenta de alguno de estos grupos familiares y voy a hacerlo empezando, como no puede ser menos, con la familia Mediavilla Velo.
Vicente Antonio Mediavilla era un ebanista que perteneció al primer Ateneo Popular y ejerció durante algunos años de conserje en el seguno. La ficha de la biblioteca de Valentina Velo, su mujer, es una de las que se conservan en el Archivo General de la Gerra Cvil Española, en Salamanca.

Pedro Mediavilla Velo
oo
En cuanto a sus hijos, Antonio, ya ha sido mencionado en varias ocasiones en este blog. Pedro, el segundo, también perteneció al Ateneo Popular. El pequeño, Ángel, fallecido hace poco más de dos años, sólo pudo, por edad, asistir a las clases de Primera Enseñanza que se impartieron en su local.

martes, 15 de marzo de 2011

¿Qué pasa con Santander?

Portalada de Pronillo. Foto de Eduardo Blanchard

La obsesión del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Santander por sacar dinero de donde no lo hay les ha llevado, ya hace algún tiempo, a descubrir las posibilidades económicas de la cultura. Seamos claros, con lo que ellos llaman cultura, es decir, ladrillos. Para muestra dos ejemplos sangrantes:
- Palacio de Pronillo. El desastre que están realizando con el edificio más interesante de la ciudad, el palacio de los Riva-Herrera en Pronillo, es de los que marcan una época. Desoyendo opiniones que no corroboraban lo que ya habían decidido en los despachos, están convirtiendo el edificio civil más antiguo de Santander en un chalet de mal gusto. Y no quiero entrar a tratar del uso al que lo han destinado.
- Frente Marítimo. Hace un tiempo hicieron pública la supuesta reclamación histórica al Puerto de Santander, de compartir el uso de los terrenos que son de su propiedad. Una reclamación que iba a "abrir a la ciudad" ese espacio. El resultado, una vez "filtrados" los planos al diario amigo, es que se trata de más ladrillo. No sólo se han adjudicado a dedo la construcción de edificaciones en espacio público y gestionado por la administración local, sino que van a sustituir las vallas que impiden el acceso físico al bode del mar por unas edificaciones, que impiden el físico y visual a la BAHÍA DE SANTANDER.
Creo que con estas actuaciones se infringen varias leyes, se destruye patrimonio histórico y paisajístico, atentando una vez más contra la historia de Santander, la inteligencia de los santanderinos y el patrimonio de todos los cántabros.

lunes, 28 de febrero de 2011

El espíritu del Ateneo de Santander


El pasado viernes, día 25, Antonio García-Trevijano ha presentado en el salón de actos del Ateneo Popular de Santander (actualmente utilizado por su antagónico Ateneo de Santander) su último libro Teoría Pura de la República.
En la presentación dijo en un momento determinado que estaba en un Ateneo , que era como todo Ateneo, por definición republicano, lo que en este caso es fruto de un desconocimiento de la institución en la que se encontraba.
En cuanto al espíritu del Ateneo de Santander, un apunte por si llega a oídos del señor García-Trevijano, aún estanto totalmente de acuerdo con él en que debería ser republicano por definición. Sucede que el Ateneo de Santander es una creación de la oligarquía santanderina, en un momenti¡o, 1914, en el que estaba alcanzando importancia el Ateneo Popular, precedente del fundado en 1925, y al que, con su influencia en los medios y las instituciones acabó estrangulando económicamente, a pesar de lo cual, en el momento de desaparecer legó su única propiedad, los libros de la biblioteca, al Ayuntamiento de Santander, que había contribuído a su desaparición.
Por contra, ambos Ateneo Populares fueron fundados y mantenidos por miembros de partidos republicanos y con un espíritu generoso de divulgación de la cultura y no, como el otro, como centro de reuniones en el que mostrar su habilidades artísticas y conocmientos científicos.

miércoles, 23 de febrero de 2011

¡Hoy hace treinta años!


En la tarde de hoy se cumplirán treinta años del intento de golpe de estado de Tejero y su cuadrilla, que estuvo protagonizado, precisamente, por quienes debían velar por la seguridad de todos los españoles, de sus leyes y de su sistema político.
No entraré en detalles ni análisis, pero sí estoy de acuerdo con algo que he leído hace poco, probablemente aquello fue la vacuna definitiva contra otros virus semejantes.
Sí es cierto que la todavía hoy deficiente democracia española permitió que buena parte de aquellos golpistas salieran por la ventana del Congreso y se marcharan tranquilamente a sus casas.
Sí es cierto que España ha escalado numerosos peldaños desde entonces en la escena internacional.
Sí es cierto que si levantara la cabeza aquel semienano gallego con voz de pito no iba a reconocer la España que construyó sobre la sangre de los españoles.
Pero no es menos cierto que España se ha sumergido en la globalización con todas las consecuencias y ahora dependemos de las especulaciones de los ricos de todo el mundo y da igual lo que hagan los gobiernos. ¡Ese y no otro es el escenario actual!
Ante este panorama, creo que estoy obligado a recomendar la lectura de un fenómeno editorial francés que ayer ha llegado a las librerías españolas, ¡Indignaos!, de Stéphane Hessel.

sábado, 19 de febrero de 2011

Una colaboración

Algunos de los seguidores de este blog: Juan González Ruiz, Ángel Llano Díaz, Jaime Vierna García y Vicente González Rucandio

Juan González Ruiz ha colgado un comentario en la entrada dedicada a Deogracias Mariano Lastra que creo merece un lugar más adecuado, así que aquí va:

Delito también el de quienes, en nuestro tiempo, condenan al olvido a personas tan valiosas, por su obra y su conducta, como el arquitecto Deogracias Mariano Lastra.
Gracias a tí, Fernando, o a Mario Crespo, podemos pensar en la recuperación de su memoria y, sobre todo, en la conservación de lo que nos queda de su obra. Por ejemplo, el Grupo Escolar de Los Corrales de Buelna, del que puede leerse en el reciente libro Viaje Apasionado por las escuelas de Cantabria (Juan González Ruiz, Ediciones Estudio 2010):



"No deja de ser cuando menos curioso que a las espaldas mismas de la imagen de San Juan Bautista de La Salle se pueda ver, en un vergonzoso estado de abandono, el inmueble de magnífica y funcional traza racionalista que en plena República, en el año 1935, se construyera sobre planos del arquitecto don Deogracias Mariano Lastra para albergar las escuelas graduadas públicas. Al viajero, irritado a la vez que curioso, le cuesta reconocer en tan lastimoso edificio el centro que, a raíz de su puesta en funcionamiento, amén de ser sede de una modélica Asociación de Amigos del Niño y de la Educación Popular, fuera objeto de la siguiente descripción:


Como despertando de una pesadilla, vimos a la población infantil salir de su reclusión en lugares lóbregos, pequeños y de atmósfera viciada, para gozar de la amplitud y luminosidad de las nuevas clases.
Planeado el edificio por el arquitecto don Mariano Lastra, y construido por don Pedro Ceballos y don Lino Sainz, se trata de un magnífico proyecto: aulas espaciosas, de cuatro metros de altura; grandes ventanales, que contienen novecientos cristales; suelo de piso continuo, sin puntas y con los ángulos redondeados, para evitar todo depósito de suciedad, y, en los corredores, surtidores de agua potable que se abren a presión, sustituyendo a los anticuados grifos corrientes, fáciles contaminadores de enfermedades. Duchas, lavabos, inodoros y cuartos roperos completan la instalación eléctrica.
La planta baja, aplicada a los cuatro grados femeninos, tiene comedor y cocina destinados a la enseñanza y a Cantina escolar […]
El piso alto, dedicado a los cuatro grados de niños, tiene un salón de biblioteca y lectura […]. Se proyecta, además, crear un taller de modelado y otro de carpintería […]
Detalles todos que son el exponente de la nueva cultura. (Boletín de Educación de la Inspección de Enseñanza de Santander, num. 14-15-16, 1936, p. 58).

domingo, 13 de febrero de 2011

Julia García


Una de las personas "desaparecidas" del Ateneo Popular es la pianista Julia García (Gil de segundo apellido según me informa José Ramón Saiz Viadero).

Su criminal comportamiento para esa desaparición se explica en base a los pocos datos que ya conocemos: profesora de música, concertista y animadora musical de las tardes en el Ateneo Popular; directora de la Coral de la FOM y concertista en Casas del Pueblo.

martes, 1 de febrero de 2011

Homenaje a Cipriano González y Vicente Pis

La investigación sobre el Ateneo Popular me ha proporcionado muchas satisfacciones, quizá una de las mayores fue conocer a la familia de Vicente Pis, Bibliotecario Ayudante, que junto con Cipriano González (del que ya he hablado) fue objeto de un homenaje por su labor el 27 de octubre de 1929.
De aquella ocasión se recogió noticia en la prensa y se reprodujo la foto de más arriba, en la que se ve al presidente, Lastra, flanqueado por los dos homenajeados, Cipriano González a su derecha y Vicente Pis a la izquierda.

martes, 18 de enero de 2011

Fundación Bruno Alonso


La Fundación Bruno Alonso, fundada en 2002, inaugura sede el próximo día 20 a las 8 de la tarde, en la calle Isaac Peral, número 1.
Desde su página web invita a todo el mundo, así que el Ateneno Popular de Santander, se hace eco del acontecimiento, que es una magnífica forma de reemprender el curso.