lunes, 23 de noviembre de 2009

Antonio Mediavilla Velo

En el II Congreso del Exilio Republicano en Cantabria se ha hablado de muchos exiliados republicanos cántabros. Han aparecido nombres como los de Eulalio Ferrer, Luis Quintanilla, Gustavo Soler o Darío Carmona, pero de entre todos ellos quiero destacar la figura de Antonio Mediavilla Velo, ejemplo de compañerismo en los peores momentos, como lo demuestran los diarios de Eulalio Ferrer en el campo de concentración de Argelés-sur Mer.
Tras setenta años de exilio, Antonio sigue teniendo, en su domicilio de México D.F., presente cada recuerdo de su Santander natal y colaborando con cualquiera que se acerque a su casa para interesarse por cuestiones de los exiliados.
Y todo ello sin haber perdido el dominio del dibujo y de los colores que aprendió en las clases del Ateneo Popular y le ha llevado a colgar su obra en sitios como el Museo Iconográfico del Quijote, en Guanajuato.