lunes, 10 de mayo de 2010


Esta semana la sección pedagógica de mi biblioteca se ha visto incrementada con dos nuevos volúmenes. En este caso se trata de obras de dos amigos, uno de ellos de la infancia, el otro de tiempos muy recientes, pero igualmente interesante.

Ambos se han dedicado profesionalmenten a la enseñanza y han hecho de la docencia su pasión. La prueba más inmediata son estos libros, que han aparecido con escasa diferencia de tiempo, en ellos se estudian dos temas muy diferentes.

Ángel Llano, en Las maestras de nuestros pueblos repasa el papel fundamental que han jugado las maestras rurales en el desarrollo pedagógico de Cantabria a lo largo de más de doscientos años.

Por su parte, Juan González Ruiz, nos invita en Viaje apasionado por las escuelas de Cantabria a recorrer los valles de esta tierra visitanto las edificiaciones que cumplen o han cumplido un papel importante en el desarrollo de los pueblos.

En la obra de Ángel aparece Soledad Cáraves, la maestra ya citada en esta bitácora. Entre las muchas imágenes que aparecen en el libro de Juan, se encuentra el centro, ya desaparecido, en el que Ángel y yo acudimos a clase en nuestra infancia.